Buscar

Cancelación de La Tirana pone en jaque la cultura en Tarapacá

La cancelación de La Tirana visibiliza una cadena económica seriamente dañada. Es el punto de encuentro más importante en términos socio económicos para la región.


La fiesta de La Tirana fue cancelada. Realizada la segunda semana de julio, por 10 días, es una de las ceremonias religiosas más grandes del país y la más importante en términos socio económicos para la región de Tarapacá. Este año no se realizará debido a la pandemia Covid-19, trayendo consigo una serie de coletazos.


La Fiesta de la Tirana

La festividad reúne a más de 250 mil feligreses provenientes de Perú, Bolivia, y el sur de Chile que peregrinan hasta la Pampa del Tamarugal, junto a más de 200 compañías, comparsas, grupos de danza, y bandas de bronce -específicamente hasta la pequeña localidad de La Tirana, habitada por no más de 800 personas. Son 10 días en que la industria cultural, el turismo, y otros sectores reúnen gran parte del capital que les permite vivir el resto del año.





Desde la región

El Consejero Regional José Miguel Carvajal comenta sobre el ingreso mas importante del año para el sector. “Quienes somos de esta región empatizamos con estos sectores que dejan de percibir el ingreso más importante del año: por un lado los habitantes de la localidad, al arrendar sus piezas, ofrecer servicios y venta de alimentación, bebestibles, artesanías, entre otros, y por otro la pérdida de toda la industria religiosa, turística y cultural que se mueve en torno a la fiesta y que se puede ejemplificar en las agrupaciones de bailes religiosos y las bandas de bronces que son indispensables, cerca de mil músicos, ya que acompañan con diversos ritmos de morenos, saltos, tinkus, a cada agrupación de baile”.


“El sector cultural queda en abandono nuevamente. Hasta hoy no hay un mensaje, herramienta de apoyo, un plan. Los muchachos, la edad promedio de estos músicos es de 25 a 30 años, lamentablemente no son parte de la prioridades del Gobierno, tampoco los promotores y músicos y artistas, en general”.  “Por eso es imperativo que el Gobierno envíe fondos para reintegrar aquellos recursos utilizados en esta emergencia y poder entregarlos a los gestores culturales y demás entidades”.

Cristóbal Navarrete, promotor y gestor cultural de Nomadesert comenta: “Buena parte del dinero que se mueve en las economías regionales proviene del turismo cultural que representan estas festividades. Además de La Tirana, existe el Tambo Andino, San Lorenzo, el Carnaval Andino, todas convocan a muchas personas”. Y agrega: “La Tirana es una feria de comercio gigantesca, por mucho que su génesis sea una fiesta de fe cristiana”.


El futuro en Tarapacá

Sobre el futuro del sector Navarrete tiene su postura. “Como productor doy por perdido este año. Quizás para el verano del 2021 podamos hacer algún evento de convocatoria reducida y en espacios abiertos, 200 a 300 personas máximo, como están haciendo en Europa. Estos meses hemos estado tirando líneas de cómo volver a trabajar. Por ejemplo, nos favorece que los espacios de la región son mucho más holgados. No tenemos la densidad urbana de Santiago o Viña del Mar; es decir, podemos levantar eventos en el desierto, en las playas, buscar sectores que reúnan las condiciones. Los hay, e implica una logística mayor. Hay que llevar agua y sombra, por ejemplo. Pero acá en regiones, sabemos hacerlo, pero los costos serán más altos”.


Autor:lacuarta.com



0 vistas

© 2020 José Miguel Carvajal