El valor de nuestra gente